Finalizan las formaciones de «Get up and Goals!» para el curso 20/21

Como cada año, «Get up and Goals!» ha completado sus actividades destinadas a formar a los y las docentes que participaran en las actividades del proyecto durante el presente curso escolar en La Rioja, Castilla la Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana y Navarra. Aunque no se han podido realizar las mismas de manera presencial como en años anteriores, diferentes sesiones online han permitido completar la formación de más de 40 docentes que este año «testearán» los materiales del proyecto con su alumnado. Este «testeo» permitirá valorar la eficacia de las unidades didácticas creadas para el proyecto sobre Cambio Climático, Migraciones, Desigualdades Internacionales e Igualdad de Género destinadas a estudiantes de entre 11 y 17 años.

Las formaciones también han servido para dar a conocer otros recursos del proyecto como su libro de Geo-Historia Global y la Herramienta de Autoevaluación que «Get up and Goals!» ha desarrollado para medir y certificar cómo la educación para la ciudadanía global se aplica dentro de cada centro educativo a diferentes niveles. Si quieres saber más sobre nuestro proyecto o participar en el mismo y sus actividades, ponte en contacto con nuestro equipo.

Recuerda seguir nuestras redes sociales dónde te mantendremos al día de todas las novedades, si todavía no nos sigues, hazlo ahora y no te pierdas nada! en https://www.facebook.com/getupandgoalsES

10 de Diciembre, día Internacional de los Derechos Humanos

El Día Internacional de los Derechos Humanos se celebra cada 10 de diciembre, coincidiendo con la fecha en que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos, en 1948.

Fue dos años después de la aprobación, en 1950, cuando la Asamblea General proclamó el 10 de diciembre como el Día de los Derechos Humanos.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Fue el primer documento internacional que abordó la noción de que existen un conjunto de derechos universales y libertades fundamentales que los gobiernos están obligados a garantizar a sus ciudadanos.

Está disponible en más de 500 lenguas y es el documento que más se ha traducido en todo el mundo.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, 10 de diciembre de 1948.

El 10 de diciembre es una oportunidad para reafirmar la importancia de los derechos humanos para construir de nuevo el mundo que queremos, la necesidad de solidaridad mundial y la interconexión y humanidad que compartimos como seres humanos. En este día, más que nunca, podemos contribuir a la recuperación y al fomento de sociedades más resilientes y justas.

Derechos humanos en tiempos de Covid-19

La humanidad a lo largo de su historia ha pasado por duros momentos, pero en la actualidad, debido al Covid-19, estamos atravesando una profunda crisis como no se había presentado antes y que ha trastocado los cimientos de la vida de todos los seres humanos. Justo ahora, todos tenemos la oportunidad de dar el gran paso hacia el cambio que está pidiendo a gritos nuestro planeta.

Conocer los derechos humanos es un paso previo e imprescindible para el respeto a la dignidad de las personas. Juntos podremos hacer de nuestro planeta un lugar más sostenible, con mayores oportunidades e igualdad para todos, donde exista el compromiso de los distintos sectores de la vida pública y privada para contribuir a la pronta recuperación y a un mayor bienestar colectivo.

Es responsabilidad de todos, trabajar por una sociedad mejor. Nuestro pequeño granito de arena, puede hacer la diferencia.

#iteach4globalgoals#educoenciudadaniaglobal#getupandgoals

Soluciones innovadoras que podrían cambiar el mundo mediante el desarrollo sostenible

Hoy en día cada vez son más las empresas  y organizaciones incluyen entre sus objetivos actuaciones relacionadas con el desarrollo sostenible.  Conscientes de las consecuencias que producen las actividades humanas, las ciudades y las propias comunidades. De la misma manera, la población está mucho más concienciada sobre la importancia de realizar un cambio que favorezca un desarrollo sostenible para todos.

El objetivo que persigue el desarrollo sostenible está basado en asegurar las necesidades presentes sin comprometer las futuras. No se debe olvidar que el cambio climático no solo incide en la variabilidad climática, sino en la estabilidad de los ecosistemas, los servicios ecosistémicos y en las dinámicas sociales y económicas.  Por todo ello es necesario asegurar el buen futuro de las siguientes generaciones.

Hoy en día podemos observar numerosos ejemplos que han incluido en sus objetivos el desarrollo sostenible y sustentable. Casos como el de la empresa indonesia Avani Eco Bags, que ha creado una ingeniosa solución para minimizar el uso del plástico. Su proyecto consiste en la sustitución de las bolsas de plástico convencionales por unas bolsas hechas con fibras vegetales de yuca y resina natural, materiales biodegradables que se descomponen en cuestión de meses y se disuelven en agua.

Otro ejemplo de desarrollo sostenible sería la nueva tendencia que se está llevando a cabo en el terreno de la arquitectura. Tiene por nombre “Arquitectura bioclimática”, y se basa en el diseño de edificaciones teniendo en cuenta las condiciones climáticas de su ubicación y entorno, con el fin de aprovechar al máximo los recursos disponibles.  Ejemplo de esta tendencia es la vivienda localizada en Tenerife realizada por el estudio Ruiz Larrea y Asociados. Esta vivienda explora las ventajas bioclimáticas de una estructura agrícola suficientemente sancionada en el tiempo y el espacio como las Gerias canarias para la producción de vino. Y no es el único ejemplo de arquitectura bioclimática en España. Aquí hay más.

También en el terreno de la arquitectura se están desarrollando otras iniciativas que buscan aprovechar al máximo todos los medios disponibles preexistentes. La guardería Patufet, por ejemplo, era un antiguo edificio del ejército en ruinas rodeado de descampados y fábricas limitadas por vías rápidas. El estudio Baas Arquitectura planteó un proyecto en el cual aprovechan al máximo la luz del sol y utilizan materiales que aíslan de la temperatura exterior, minimizando así el uso de recursos. Esta es otra muestra de que hay futuro para una arquitectura sostenible y cooperativa para reactivar ciudades.

En definitiva, podemos afirmar que cada vez son más las empresas que se suman al desarrollo sostenible con la intención de mejorar la calidad de vida de los seres humanos.

Seminario Internacional de «GET UP AND GOALS» – Nuevas Estrategias Educativas

Buscando soluciones ante el nuevo desafío educativo global.

El próximo 20 de Noviembre, se celebrará el seminario internacional #Buildbackbetter de Get up and Goals! sobre Educación para la Ciudadanía Global, Objetivos de Desarrollo Sostenible y nuevas estrategias educativas que se llevará a cabo en formato online via ZOOM.

Durante el seminario actores políticos, educativos y sociales de 12 países distintos compartirán una jornada de trabajo con diferentes profesionales y responsables públicos donde se tratarán temas globales y del ámbito educativo.

La participación en el seminario es gratuita. Plazas limitadas. La actividad se desarrollará en inglés. Fecha límite de inscripción 14 de Noviembre escribiendo un email al responsable de Get Up and Goals de Coopera ONG.

Descárgate el programa completo en este enlace GUG seminar #Buildbackbetter program

¡Únete a esta gran iniciativa!

 

La primera granja flotante sostenible

No estamos ante un episodio de Black Mirror. La primera granja flotante del mundo es real y se encuentra en Rotterdam (Holanda). La estructura de 900 metros cuadrados y distribuidos en tres pisos que flotan sobre el mar se denomina Floating Farm. Se trata, ni más ni menos, de una granja urbana, sostenible y equipada con la última tecnología robótica. La idea es que la granja funcione de la forma más autosuficiente y circular posible. Es un ejemplo de cómo la tecnología se alía puede aliar con la sostenibilidad y el bienestar animal.

Una granja sostenible

Actualmente, la granja alberga 32 vacas que serán ordeñadas por robots. En principio, Floating Farm será capaz de producir 800 litros de leche al día, aunque la intención es que se construyan más.  En esta granja todos los procesos se incluyen en el ciclo de la reutilización. Es un espacio autosuficiente, es decir, cuenta con paneles solares encargados de proporcionarles la energía necesaria, posee un mecanismo que captura el agua de lluvia en el techo y luego la purifica, y dispone de robots de leche y abono. Dentro de la granja flotante, las vacas pueden disfrutar de un espacioso establo con grandes puestos y también tienen la opción de caminar en el campo vecino, si así lo desean.

La mayoría de los alimentos para el ganado provienen de la ciudad e incluye granos de cerveza, salvado, raspadura de patatas y hierba procedente de campos de juego y de golf. Las vacas transforman estos “productos de desecho” en productos lácteos saludables que estarán a la venta para todos los consumidores y residentes locales. Y para cerrar el círculo,  el abono también será reutilizado. Se empleará como nutriente para las plantas, jardines y parques de la ciudad de Rotterdam.

¿Cómo surge la idea de Floating Farm? Todo comenzó después del huracán Sandy, cuando el creador, Peter Van Wingerden, se percató de que las mercancías básicas no llegaban con suficiente rapidez a los clientes. Las inundaciones habían paralizado los transportes y no conseguían que los productos permanecieran frescos. Además, esta granja flotante hace una importante contribución para reducir la pérdida de alimentos y la contaminación  al evitar el transporte desde la producción de alimentos a los consumidores.

La gran amenaza: el cambio climático

Rotterdam se encuentra situada en una zona muy expuesta al agua. La subida del nivel del mar a la que ya estamos asistiendo, será aún más perceptible dentro de unos años con el avance del cambio climático. Con esta granja, la ciudad holandesa pretende prepararse para el futuro ya que, gracias a estos edificios flotantes, la producción de alimentos podría seguir siendo posible a pesar de las inundaciones.

 

8 consejos para respirar aire más limpio y disminuir la huella de carbono

¿Sabes cuál es el impacto que tiene dejar enchufado el cargador del móvil? ¿Y cuánto contamina un microondas? Nuestra huella de carbono es la que indica la cantidad de CO2 y otros gases de efecto invernadero que emitimos de forma individual. Es una forma sencilla de medir el impacto que una persona genera —directa o indirectamente— en el planeta en su día a día. Se trata de un recuento de la cantidad de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) calculadas en unidades de dióxido de carbono que se liberan en la atmósfera de acuerdo a sus actividades diarias en la vida cotidiana.

Desde Get Up and Goals! queremos contribuir a disminuir la huella de carbono. Es por ello que hemos recopilado una serie de consejos sobre cómo reducir nuestra huella de carbono, mediante la disminución del CO2 y otros gases de efecto invernadero que emitimos en exceso.

Ahorra energía

Es común que dejemos los cargadores enchufados, aunque no se estén usando. Si lo dejamos conectado seguimos consumiendo energía. Sucede lo mismo con el resto de productos electrónicos que mantenemos conectados: televisión, ordenadores, aparatos de música… El sencillo gesto de apagar las luces o los aparatos que no vayamos a usar en un espacio de tiempo razonable reduce el consumo y, por lo tanto, las emisiones.

 

1. Consume productos locales y de temporada

Al consumir productos locales y de temporada se evitan traslados grandes de mercancías y se disminuye la huella de carbono, se genera el comercio justo y se mantienen activas las tierras agrícolas de nuestra localidad.

2. Utiliza bolsas de tela cuando vayas al supermercado

Las bolsas de plástico tardan alrededor de 150 años en degradarse. A estas alturas, todos sabemos que uno de los mayores enemigos del planeta y los ecosistemas son los desechos plásticos. Cuando vayas al supermercado, puedes utilizar una mochila o bolsas de tela o que además de ser reutilizables, son más resistentes.

3. Las 3 R`S

Recuerda usar las 3R de la ecología, así que reduce lo que consumes, teniendo un consumo responsable, reutiliza todos los materiales que puedas todas las veces que puedas y, por último, recicla los materiales que son reciclables, llevándolos a los contenedores correspondientes o a puntos limpios.

4. Menos plástico

Reducir la demanda de plástico reduciría las emisiones, especialmente si se combina con energía renovable. En lugar de comprar botellas de plástico, utiliza termos o botellas de vidrio que puedas lavar y reutilizar miles de veces, ayudando así miles de veces al planeta. Podemos utilizar bolsas y tapas de silicona en vez de usar papel film para tapar alimentos y tuppers de plástico para guardar alimentos.

5. Usa alternativas de transporte

Seguro que en muchas ocasiones basta con que dediquemos un momento a pensar en la distancia del desplazamiento que tenemos que hacer antes de salir de casa. Puede que muchos de ellos no necesiten que movamos nuestro vehículo, y haciéndolo, solo estamos consiguiendo enviar CO2 de más a la atmósfera. En otras ocasiones, la bicicleta o el transporte público pueden convertirse en una alternativa más ecológica y económica.

6. 21 grados en el termostato

Hoy en día somos muy afortunados de poder disfrutar de calefacción en nuestras viviendas, pero eso no significa que tengamos que abusar de ella cuando, en el exterior, el termómetro está en valores negativos. En invierno, si hay que ventilar la casa, cierra la calefacción antes de abrir las ventanas. También es recomendable regular el termostato a 21 grados, una temperatura más que agradable para poner. Además, ahorrarás más, ya que, por cada grado de más, el consumo aumenta en torno al 7%.

7. Cocina con cabeza y de forma eficiente

Son muchas las ocasiones en las que podemos ajustar el gasto de electricidad o gas. Por ejemplo, si estamos preparando algo en el horno, recuerda que podemos apagarlo unos minutos antes de que la comida esté lista, se terminará de hacer y se mantendrá caliente con el calor residual. Y si tienes que calentar algo ya hecho, es mejor usar el microondas en su lugar, consume menos (energía y dinero).

8. Reducir la ingesta de carnes

National Geographic publicaba esta semana un artículo sobre este mismo tema. En él, la revista explicaba que reducir el consumo tanto de carne como de productos lácteos podría reducir en dos tercios la huella de carbono de los alimentos que consumimos. El estudio titulado The global impacts of food production y publicado en 2018 en la revista Science por científicos de la Universidad de Oxford, apuntaba a un dato muy significativo: al menos un 25% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero, corresponden al sector de la alimentación.

Desarrollo sostenible vs desarrollo sustentable

Desarrollo sostenible o sustentable

A menudo hablamos del desarrollo sostenible y, en menos medida, del desarrollo sustentable. En ambos casos, se podría tener una idea de a qué nos estamos refiriendo por contexto o por sentido común. Lo cierto es que los dos nacen de una necesidad innata en el ser humano: la supervivencia como especie.

El origen de la confusión entre un término y otro está en un error de traducción del Informe Brundtland publicado en 1987. Se trata de un estudio donde se abordan las distintas posturas acerca del desarrollo económico y su relación con la sostenibilidad ambiental. El informe alertaba de las consecuencias medioambientales negativas del desarrollo económico y la globalización y trataba de buscar posibles soluciones a los problemas derivados de la industrialización y el crecimiento de la población. Cinco años más tarde, en 1992, se celebró en Brasil la conocida como Cumbre de la Tierra, una conferencia organizada por las Naciones Unidas en Ambiente y Desarrollo que, entre sus resoluciones, adoptó la idea de que el desarrollo sostenible debía abordarse desde un punto de vista legal. En esa cumbre se hablo de «sustainable development» y «desenvolvimento sustentável«, es decir, desarrollo sostenible, en inglés y en portugués, respectivamente.

El error de traducción hizo que se empezara a hablar de desarrollo sustentable en vez de sostenible, como si fueran sinónimos. Una confusión que se ha ido arrastrando hasta a día de hoy y que complica la interpretación de los términos.

¿Qué es el desarrollo sostenible?

Cuando hablamos de desarrollo sostenible estamos haciendo referencia a un tipo de desarrollo o crecimiento que consume los recursos naturales por debajo de la tasa de regeneración.

¿Qué es el desarrollo sustentable?

Un desarrollo sustentable sería algo distinto a sostenible, sustentable quiere decir que necesita a alguien o algo que lo sostenga o mantenga para poder funcionar. Cuando hablamos en términos ecológicos, lo normal es referirse al desarrollo sostenible. #teach4globalgoals, #yoeducoenciudadaniaglobal

Guía para PYMES ante los ODS

La Guía para pymes ante los Objetivos de Desarrollo Sostenible es un manual práctico desarrollado con el objetivo de que las pequeñas y medianas empresas puedan consultar cómo contribuir a los retos de la Agenda 2030.

Esta guía está enfocada en ofrecer a PYMES la orientación sobre cómo alinear su estrategia de negocio a los ODS. Incluye consejos para lograr la sostenibilidad, ejemplos de buenas prácticas, sugerencias para la acción, aspectos normativos y un test de autoevaluación para que las empresas puedan conocer su nivel de sostenibilidad.

La edición del libro ha sido llevado a cabo por la Red Española de Pacto Mundial, en colaboración con el Consejo General de Economistas de España (CGE) y la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME).

La guía está disponible para descargar desde aquí.

Iniciativas comprometidas con los ODS y el medio ambiente

El compromiso de los ciudadanos con el medio ambiente es cada vez mayor. Hoy en día surgen muchas iniciativas derivadas de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) centradas en la recogida de envases, limpieza de basura de las playas, etc.

Un ejemplo lo encontramos en los más de 20.000 voluntarios que se han sumado al Proyecto Libera, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, para limpiar los espacios naturales de basuraleza, retirando más de 100 toneladas de residuos abandonados en distintos entornos. Con ello, además de dar un ejemplo de civismo, contribuyen a alcanzar el ODS 15, ‘Vida de los ecosistemas terrestres.

Otro ejemplo, esta vez relacionado con el ODS 14, ‘Vida submarina’. Upcycling the Oceans, una iniciativa pionera de Ecoembes y la Fundación Ecoalf que quiere acabar con la basura de los fondos marinos en España. Más de 3.700 pescadores recogen los residuos que encuentran en el mar cuando salen a faenar y los depositan en los contenedores que hay en los puertos para que puedan ser reciclados. Gracias a ello, en los mares ya hay 140 toneladas menos de residuos.

Pero, además de retirar la basuraleza, es imprescindible concienciar y educar a los más pequeños para que aprendan a cuidar del planeta. Para lograrlo, contribuyendo al ODS 4 ‘Educación’, más de 850 docentes de primaria se han sumado a Naturaliza, una apuesta por la educación ambiental, para educar activamente en valores ambientales a los niños y niñas, acercándoles también la importancia de cuidar del medio ambiente. #teach4globalgoals, #yoeducoenciudadaniaglobal

Ciudades esponja como medida para frenar al cambio climático

El concepto de “Ciudad Esponja” representa un buen ejemplo de la mejora de los suministros de agua urbanos de soluciones basadas en la naturaleza (SbN) a gran escala, basado en gran medida en la aplicación de enfoques de infraestructura verde en paisajes urbanos, principalmente para mejorar la disponibilidad de agua.

En China, cada año, más de tres millones de personas son víctimas de las inundaciones. Este problema ha hecho que investigadores chinos planteen una solución cuanto menos curiosa: convertir sus ciudades en «Ciudades Esponja» para hacer frente al cambio climático.

La principal característica de las «Ciudades Esponja» es que el suelo se está cambiando por un tipo de superficie cuya tecnología permite absorber las lluvias y aprovecha el agua para usarla a favor de las ciudades y no en su contra.

Los suelos esponja son estructuras de pavimento permeables, ladrillos especiales o adoquines porosos que pueden absorver la lluvia desde la carretera, los tejados o incluso aparatos de aires acondicionados.

La aplicación de soluciones basadas en la naturaleza, como techos verdes, pavimentos permeables y biorremediación, junto con la restauración de humedales y ríos urbanos y periurbanos, buscan mitigar los impactos negativos de la urbanización sobre los ecosistemas naturales.

Los jardines pluviales y los sistemas de biorretención se utilizan para recolectar la escorrentía y eliminar ciertos contaminantes. Parte de esta agua se regresa al sistema natural y se almacena para garantizar la disponibilidad de agua para fines de riego y limpieza durante los períodos de sequía.

La iniciativa de ciudades esponja surgió en China, país que tiene actualmente el ambicioso objetivo de lograr que en el año 2030, el 80% de sus áreas urbanas absorba y reutilice al menos el 70% del agua de lluvia. Y no es la única ciudad que se prepara para el cambio climático.