En la actualidad, los sectores de la economía y ámbitos generales son conscientes del cambio. Vemos ejemplos en la alimentación – la ONU advirtió recientemente que hay que reducir el consumo de carne- ; el transporte aéreo, que empiezan a cuestionar movimientos como el nórdico Flygskam; o las ciudades, con Barcelona y Madrid sancionadas por la UE por el exceso de emisiones de C02. Son solo algunas muestras de que los sectores se están adaptando para frenar el deterioro del planeta. La industria de la moda sabe que no puede mantenerse al margen.

Recientemente, las 32 compañías textiles más importantes del mundo han firmado en París la iniciativa “Fashion Pact”. Un pacto impulsado destinado a defender y potenciar una moda sostenible dentro de la industria del textil.

«Fashion Pact» está respaldado por los diferentes grupos de la industria, desde el lujo a la gran distribución, el deporte y el fast fashion. Entre las empresas firmantes están Inditex, Adidas, Bestseller, Burberry, Capri, Carrefour, Chanel, Fung Group, Gap, Giorgio Armani, H&M, Hermès, Kering, Nike, Nordstrom, Prada, PVH, Ruyi, Stella McCartney o Tapestry, entre otros.

Objetivos medibles científicamente

Los firmantes se comprometen a trabajar en el marco de la iniciativa Science Based Targets (SBT), de objetivos medibles científicamente. Este programa se basa en tres puntos: detener el cambio climático, restaurar la biodiversidad y proteger los océanos.

Para lograr el objetivo de evitar agudizar el cambio climático, las compañías se centrarán en lograr reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Para lo que destinarán sus recursos a obtener materias primas de una manera sostenible, y a emplear fuentes de energía renovables en todos sus procesos de producción de alto impacto en la cadena de suministros para 2030.

En el campo de la biodiversidad, los firmantes se han comprometido a dar prioridad a las iniciativas destinadas a proteger y restaurar los ecosistemas. Tomando para ello medidas concretas dentro de sus propias cadenas de suministro, como por ejemplo: la eliminación de aquellas materias primas cuyo origen se ha fruto de un consumo intensivo de alto impacto.

Para la preservación de los océanos, algunas de las medidas que los diferentes grupos textiles llevarán a cabo será la eliminación de los plásticos de un solo uso para el año 2030. Así como desarrollar la investigación en el área de los microplásticos.

Entradas Relacionadas

No hay comentarios todavía, ¿quieres ser el primero en comentar?


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *