Al día con GetUpandGoals!

En esta nueva entrega de «Al día con Get Up and Goals!» encontrarás una recopilación de artículos y noticias que hablan sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cambio climático.

Destacamos los resultados del informe «17X17 Análisis sobre la sostenibilidad en España 2019 en las 17 CCAA» sobre los ODS. El documento elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad con la colaboración de AIS Group y Fundación Ciudadanía. Las principales conclusiones revelan la falta de homogeneidad en el cumplimiento de los ODS por CCAA y el gran desequilibrio territorial existente en España entre diversas CCAA y diversos ODS.

«¿Qué puede hacer la tecnología en beneficio del desarrollo?», una lectura muy recomendable sobre cómo la tecnología puede puede contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esta semana, la Fundación Aquae y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han anunciado el lanzamiento de un protocolo medioambiental para reducir el consumo de agua y energía en universidades españolas. En un primer momento se llevará a cabo un estudio piloto en 9 centros asociados: Madrid, Valencia, Cartagena, Santander, Jaén, Segovia, Tortosa, Calatayud y Pontevedra, que pretende sentar las bases para su aplicación al conjunto de los centros asociados de la UNED y a otras universidades.

Rescatamos tres noticias publicadas en medios de comunicación durante esta semana relacionadas con el cambio climático: «Aulas contra el cambio climático» ;«El rostro del cambio climático»; y «La financiación contra el cambio climático bate récord y llega a los 43.100 millones». 

Los alumnos del CEIP Sant Bernat Calvó y la ciudad sostenible del S. XXI

El pasado 29 de mayo los alumnos de sexto de Primaria del CEIP Sant Bernat Calvó de Reus fueron invitados a desplazarse a la escuela Pi del Burgar, en la misma ciudad, para participar en el programa del Ayuntamiento «Aprenem junts» (Aprendemos juntos) del Plan Educativo del Entorno de la Ciudad.

El objetivo era que explicaran las maquetas de ciudad sostenible del S. XXI que acababan de confeccionar. Esta es una de las actividades que forman parte de un trabajo más amplio sobre el Cambio Climático y que se enmarcan dentro del Proyecto Europeo GET UP AND GOALS en el que participan de forma activa algunas escuelas de la ciudad.

Antes de comenzar, todos los asistentes fueron invitados a desayunar y, después de la exposición, tanto los niños como sus profesores recibieron una efusiva felicitación de parte de los representantes del Departament d’Educació de la Generalitat, que habían acudido para presenciar el acto. La experiencia ha sido valorada de forma muy positiva por todos.

¿Cómo afecta el cambio climático?

El cambio climático afecta a todas las regiones del mundo. Los casquetes polares se están fundiendo y el nivel del mar está subiendo. En algunas regiones, los fenómenos meteorológicos extremos y las inundaciones son cada vez más frecuentes, y en otras se registran olas de calor y sequías.

El clima del planeta Tierra siempre ha estado cambiando pero desde hace un siglo la tendencia hacia el calentamiento global es mucho más alarmante. A la comunidad científica le preocupa que la fluctuación natural, o la variabilidad, esté siendo superada por un calentamiento rápido provocado por el ser humano, el cual tiene serias implicaciones para la estabilidad del clima del planeta.

Según este artículo publicado por la BBC,  un equipo internacional de investigadores del clima han explicado en un artículo de la revista Asuntos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, de sus siglas en inglés), de Estados Unidos, que el calentamiento esperado en las próximas décadas podría convertir en nuestras enemigas a algunas de las fuerzas de la naturaleza que nos protegen en la actualidad.

Cada año, los bosques, los océanos y la parte superficial de la corteza terrestre absorben alrededor de 4.500 millones de toneladas de carbono que, de otro modo, terminarían en nuestra atmósfera y aumentarían las temperaturas. Pero a medida que se experimenta el calentamiento global, estos sumideros de carbono podrían convertirse en fuentes de carbono y empeorar de manera significativa las consecuencias del cambio climático.

El informe especial del IPCC publicado en octubre de 2018, a cargo del principal organismo internacional para la evaluación del cambio climático, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En este informe, el IPCC advierte de que, si queremos evitar las consecuencias catastróficas del calentamiento global no debemos alcanzar el aumento de la temperatura de 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales, o al menos no superarlo. El informe presenta las considerables diferencias existentes entre las situaciones hipotéticas de que se produzcan aumentos de 1,5 °C o de 2 °C.

El informe de IPCC afirma que si trabajamos para limitar el aumento de las temperaturas medias globales a 1,5 °C, podríamos, por ejemplo:

  • Reducir en varios cientos de millones el número de personas expuestas a riesgos relacionados con el clima y susceptibles de sufrir pobreza en 2050.
  • Proteger a 10 millones de personas frente a los riesgos relacionados con el nivel del mar, y reducir la proporción de la población mundial expuesta a un aumento del estrés hídrico a un 50%, o una de cada 25 personas del planeta.
  • Pero lo que quizá sea más importante es que el informe del IPCC da al mundo un plazo claro para evitar la catástrofe: de aquí a 2030 debemos reducir las emisiones de gases con efecto invernadero a la mitad de su nivel en 2010 para no alcanzar el aumento de 1,5 °C. Por tanto, nuestros gobiernos deben tomar medidas de forma inmediata para dar un cambio de rumbo.

El cambio climático nos afecta a todos y cada uno de nosotros. No se trata de un fenómeno únicamente ambiental, sino que además tiene graves repercusiones sociales y económicas. El impacto y las consecuencias que se manejan y que ya se están comenzando a ver son muy graves.

El cambio climático y el hambre, ¿están relacionados?

El cambio climático es uno de los temas más debatidos de los últimos años, especialmente porque se ha asimilado y aceptado socialmente como un “problema real”. Las consecuencias del cambio climático quedan puestas en evidencia por datos como el aumento de la temperatura global en 2016 de 1,1 grados, la subida del nivel del mar o el progresivo deshielo de las masas glaciares como el Ártico.  

A menudo se tiende a pensar que el cambio climático tiene un efecto únicamente medioambiental. Sin embargo, hoy en día podemos observar cómo este problema ha generado claros impactos sociales y económicos. Según datos del Programa Mundial de Alimentos, ya son más de 1.000 millones las personas aquejadas por el hambre en el mundo, y el cambio climático amenaza con disparar el número de personas en riesgo de padecer hambre y desnutrición. Según las previsiones, los fenómenos meteorológicos extremos y las sequías serán cada vez más frecuentes y de mayor magnitud. El destrozó de tierras aptas para la agricultura por la elevación del nivel del mar, cambios en los regímenes de las precipitaciones que menguará las cosechas o la escasez cada vez mayor de recursos son solo algunas de las consecuencias del cambio climático que afectarán directamente a la nutrición y hambre mundial.

El cambio climático es un problema mundial que está directamente relacionado con el hambre. A vista de los efectos, millones de personas se enfrentarán al riesgo de padecer hambre y desnutrición. La mayoría de las personas afectadas serán habitantes de los países más pobres donde el hambre, la desnutrición y la inseguridad alimentaria ya constituyen un problema generalizado. Según datos del Programa Mundial de Alimentos, para el año 2020, el rendimiento de los cultivos de secano de algunos países podría descender hasta el 50%. A pesar de que los efectos afectarán a todo el mundo, las consecuencias en regiones como el África subsahariana tendrá un impacto especialmente fuerte, ya que no tienen los recursos y capacidades para adaptarse y resolver las dificultades.

El cambio climático es una realidad y sus efectos serán inevitables, sin embargo, aún podemos minimizar sus consecuencias. Son muchas las iniciativas que trabajan para impulsar soluciones que consigan frenar el cambio climático, apostando por un sistema energético y 100% renovable basado en el ahorro y la eficiencia, así como para tratar de reducir en la mayor medida las emisiones mundiales. Cada vez hay una mayor conciencia social sobre la importancia de alcanzar un modelo basado en energías limpias y que sea respetuoso con el medio ambiente.