Al día con GetUpandGoals!

Volvemos del parón estival con nuestra recopilación semanal de artículos y noticias «Al día con Get Up and Goals!» relacionada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cambio climático, desigualdades, migraciones y Agenda 2030.

El periódico Cinco Días recoge una breve reflexión sobre las desiguladades. El titular reza «¿Nos hemos acostumbrado a convivir con la desigualdad?»

Si estas vacaciones estás por Cataluña, te recomendamos visitar Cambrils y su laberinto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde su inauguración el día 1 de junio en el marco de la II Fiesta del Modernismo, se ha convertido una de las atracciones estrella del Parc Samà. Además es una actividad y visita educativa para toda la familia.

Cada vez es más común que las empresas den un paso adelante con acciones que apoyen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) . Por ejemplo esta noticia, en la que se anuncia que los envases de productos sostenibles proporcionarán información a los consumidores sobre la huella ecológica y social de los fabricantes, y podrán comprobar si sus actividades están alineadas con los ODS recogidos en la Agenda 2030.

La ONU ha advertido de que el cambio climático ocasionará más migraciones. Uno de los datos de la noticia expone que:  «la crisis climática ya está teniendo un efecto: según el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, 17,2 millones de personas tuvieron que abandonar sus casas el año pasado, debido a desastres naturales que les impidieron ejercer sus vidas con normalidad.»

La página The Conservation recuerda en el aniversario del Informe Charney,  la primera evaluación exhaustiva sobre el cambio climático mundial debido al dióxido de carbono. Hace cuarenta años, un grupo de científicos se reunió en la Institución Oceanográfica de Woods Hole, en Massachussetts, para la primera sesión del “Grupo Ad Hoc sobre Dióxido de Carbono y Clima”

 

Ciudades esponja como medida para frenar al cambio climático

El concepto de “Ciudad Esponja” representa un buen ejemplo de la mejora de los suministros de agua urbanos de soluciones basadas en la naturaleza (SbN) a gran escala, basado en gran medida en la aplicación de enfoques de infraestructura verde en paisajes urbanos, principalmente para mejorar la disponibilidad de agua.

En China, cada año, más de tres millones de personas son víctimas de las inundaciones. Este problema ha hecho que investigadores chinos planteen una solución cuanto menos curiosa: convertir sus ciudades en «Ciudades Esponja» para hacer frente al cambio climático.

La principal característica de las «Ciudades Esponja» es que el suelo se está cambiando por un tipo de superficie cuya tecnología permite absorber las lluvias y aprovecha el agua para usarla a favor de las ciudades y no en su contra.

Los suelos esponja son estructuras de pavimento permeables, ladrillos especiales o adoquines porosos que pueden absorver la lluvia desde la carretera, los tejados o incluso aparatos de aires acondicionados.

La aplicación de soluciones basadas en la naturaleza, como techos verdes, pavimentos permeables y biorremediación, junto con la restauración de humedales y ríos urbanos y periurbanos, buscan mitigar los impactos negativos de la urbanización sobre los ecosistemas naturales.

Los jardines pluviales y los sistemas de biorretención se utilizan para recolectar la escorrentía y eliminar ciertos contaminantes. Parte de esta agua se regresa al sistema natural y se almacena para garantizar la disponibilidad de agua para fines de riego y limpieza durante los períodos de sequía.

La iniciativa de ciudades esponja surgió en China, país que tiene actualmente el ambicioso objetivo de lograr que en el año 2030, el 80% de sus áreas urbanas absorba y reutilice al menos el 70% del agua de lluvia. Y no es la única ciudad que se prepara para el cambio climático.

Informe sobre tendencias mundiales en litigios sobre cambio climático

Un reciente informe publicado en julio 2019 por investigadoras del Grantham Research Institute on Climate Change and the Environment revela una visión general de los temas actuales en los litigios sobre cambio climático, centrándose en casos seleccionados y en los acontecimientos ocurridos entre mayo de 2018 y mayo de 2019. La fuente principal de datos del informe es la base de datos de Climate Change Laws of the World.

Este informe hace una división de los litigios sobre cambio climático en dos grandes grupos: los casos estratégicos, con un enfoque visionario, cuyo objetivo es influir en la responsabilidad pública y privada del clima, y los casos rutinarios, menos visibles, que tratan, por ejemplo, de asuntos de planificación o de asignación de derechos de emisión en el marco de regímenes como el de derechos de emisión de la Unión Europea.

Hasta mayo de 2019 se habían identificado litigios sobre cambio climático en al menos 28 países, además de los casos internacionales presentados ante el Tribunal de Justicia de la UE, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Alrededor de un 81% de los casos analizados son presentados por ciudadanos, empresas y ONG contra gobiernos; centrándose la mayoría (alrededor del 80%) en la mitigación más que en la adaptación.

En relación a los litigios estratégicos, gran parte de ellos consisten en demandas contra gobiernos y organismos públicos, y en las que se busca una mayor ambición de mitigación, el cumplimiento de los objetivos de mitigación y adaptación existentes, o la consideración del cambio climático como parte de la revisión ambiental y la concesión de permisos.

Las demandas climáticas siguen concentradas en los países con ingresos altos –Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Nueva Zelanda, Canadá y España-, sin embargo, el número de causas judiciales en los países de ingresos bajos y medianos ha ido en aumento en cantidad e importancia. Estos incluyen casos en Pakistán, India, Filipinas, Sudáfrica, Colombia y Brasil. En estos casos los litigantes tratan de hacer que los gobiernos rindan cuentas de la implementación y aplicación de los objetivos de mitigación existentes, incorporando las preocupaciones sobre el cambio climático en disputas más amplias sobre los derechos constitucionales, la protección ambiental, el uso de la tierra, la gestión de desastres y la conservación de los recursos naturales.

En los casos recientes también se evidencia un fortalecimiento de la conexión entre el cambio climático y los derechos humanos. En una serie de casos importantes, tanto contra gobiernos como contra entidades privadas, se han empleado argumentos basados en los derechos, evidenciando un giro hacia los derechos humanos en esta clase de litigios, a pesar de las dificultes para establecer la causalidad y las características intrínsecas futuras y extraterritoriales de los impactos del cambio climático. El informe apunta que es probable que los derechos humanos sigan siendo intrínsecos a los casos futuros, dada la creciente aceptación de los efectos del cambio climático en la salud, los medios de subsistencia, la vivienda y otros derechos fundamentales, así como los mecanismos de aplicación más claros que existen en el régimen internacional de derechos humanos en comparación con el derecho ambiental internacional.

Asimismo, los litigios estratégicos sobre el cambio climático se dirigen cada vez más a determinados actores privados, en su mayoría empresas de combustibles fósiles y cementeras. Sustentando estas reclamaciones está el argumento de que las emisiones de gases de efecto invernadero de un pequeño grupo de empresas a lo largo del tiempo han contribuido de manera significativa al cambio climático, por lo que demandan que estas empresas respondan por las pérdidas y daños ocasionados, con desafíos legales inherentes a establecer la responsabilidad por el cambio climático.En algunos casos, se han presentado demandas alegando que las empresas no han incorporado los riesgos del cambio climático en sus inversiones, o que los cargos ejecutivos han engañado a los inversores al subestimar el riesgo que el cambio climático representa para los activos de la empresa. Aunque la divulgación en sí misma no aísla a una empresa de los litigios relacionados con el clima (porque la información puede ser engañosa o carecer de rigor), es probable que el hecho de no informar sobre los riesgos climáticos y/o de no cumplir con las recomendaciones aumente el riesgo de litigio. En un post de Terraqui de 17 de julio sobre “La variable climática en los informes no financieros” les informamos sobre la obligación de determinadas empresas de presentar en sus informes no financieros información respecto al impacto climático de sus actividades.

La ciencia sigue desempeñando un papel central en los casos de cambio climático. Hasta ahora, el mayor desafío para los científicos y abogados ha sido establecer un vínculo causal entre una fuente de emisiones de gases de efecto invernadero y los daños específicos relacionados con el clima. El informe apunta que realizar esta conexión será más fácil a medida que continúe desarrollándose la “ciencia de la atribución”, ciencia que estudia la relación entre el cambio climático y los eventos e impactos meteorológicos. De hecho, las nuevas demandas climáticas se basan en estos avances, como se observa en las demandas contra los gobiernos por no adaptarse al cambio climáticos o por no preparase adecuadamente para las inundaciones. En este sentido, se apunta que los tribunales podrían estar más abiertos a la noción de responsabilidad corporativa individual por daño climático si la causalidad parcial o contributiva pudiese ser probada científicamente con respecto a la conducta del demandado.

En una mirada hacia el futuro, el informe apunta que, si bien el litigio es a menudo un proceso largo, costoso y arriesgado, los litigios sobre el cambio climático continúan expandiéndose en todas las jurisdicciones como una herramienta para fortalecer la acción climática. Así, el aumento de los casos estratégicos y rutinarios, la intensificación de las acciones legales de las ONG, la expansión de las demandas por cambio climático en otras áreas del derecho y las mejoras en la ciencia del clima sugieren que es probable que continúe la litigación en asuntos vinculados al cambio climático como un instrumento para influir en el cambio de políticas.

Artículo publicado originalmete en Terraqui.

Al día con GetUpandGoals!

En este nuevo artículo continuamos el formato habitual de recopilar noticias relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Educación para la Ciudadanía Global y la Agenda 2030. A continuación encontraréis los artículos y contenidos más relevantes, y podréis poneros al día en tan solo unos minutos.

Uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible acordados por los países que son parte de la ONU es el de producir electricidad sostenible. En este artículo se mencionan algunas de las medidas tomadas a nivel mundial para acercarnos a conseguir.

El País publica un artículo sobre hacia dónde debe de dirigirse el sector empresa para lograr la sostenibilidad del planeta.

Un equipo internacional de científicos, con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha evaluado más de 10.000 artículos científicos que relacionan los cambios en el clima de los últimos años con las posibles variaciones en los rasgos fenológicos (cambios en los ciclos biológicos) y morfológicos de las especies. Puedes leer más detalles de la noticia aquí.

BBC Mundo expone en un artículomotivos por los cuales los próximos 18 meses son decisivos para el planeta y para todos nosotros. En el artículo se recogen los siguientes pasos y algunas razones para ser optimistas y temerosos.

Hasta aquí el artículo «Al día con GetUpandGoals!» de esta semana. Retomaremos las recopilaciones de noticias a finales de agosto. Mientras tanto, podéis seguir al día en Facebook, Twitter e Instagram.

Al día con GetUpandGoals!

En esta nueva entrega de «Al día con Get Up and Goals!» encontrarás una recopilación de artículos y noticias que hablan sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cambio climático.

Destacamos los resultados del informe «17X17 Análisis sobre la sostenibilidad en España 2019 en las 17 CCAA» sobre los ODS. El documento elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad con la colaboración de AIS Group y Fundación Ciudadanía. Las principales conclusiones revelan la falta de homogeneidad en el cumplimiento de los ODS por CCAA y el gran desequilibrio territorial existente en España entre diversas CCAA y diversos ODS.

«¿Qué puede hacer la tecnología en beneficio del desarrollo?», una lectura muy recomendable sobre cómo la tecnología puede puede contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esta semana, la Fundación Aquae y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han anunciado el lanzamiento de un protocolo medioambiental para reducir el consumo de agua y energía en universidades españolas. En un primer momento se llevará a cabo un estudio piloto en 9 centros asociados: Madrid, Valencia, Cartagena, Santander, Jaén, Segovia, Tortosa, Calatayud y Pontevedra, que pretende sentar las bases para su aplicación al conjunto de los centros asociados de la UNED y a otras universidades.

Rescatamos tres noticias publicadas en medios de comunicación durante esta semana relacionadas con el cambio climático: «Aulas contra el cambio climático» ;«El rostro del cambio climático»; y «La financiación contra el cambio climático bate récord y llega a los 43.100 millones». 

Los alumnos del CEIP Sant Bernat Calvó y la ciudad sostenible del S. XXI

El pasado 29 de mayo los alumnos de sexto de Primaria del CEIP Sant Bernat Calvó de Reus fueron invitados a desplazarse a la escuela Pi del Burgar, en la misma ciudad, para participar en el programa del Ayuntamiento «Aprenem junts» (Aprendemos juntos) del Plan Educativo del Entorno de la Ciudad.

Los alumnos realizaron un taller en el cual debían realizar dos maquetas; Una sobre una ciudad sostenible y otra sobre una ciudad no sostenible. Esta es una de las actividades que forman parte de un trabajo más amplio sobre el Cambio Climático y que se enmarcan dentro del Proyecto Europeo GET UP AND GOALS en el que participan de forma activa algunas escuelas de la ciudad.

En el proceso de diseño, los alumnos definieron toda una serie de ideas sobre el cambio climático: concepto de sostenibilidad, concepto de huella ecológica, necesidad de creación de zonas verdes, utilización de energías de origen renovable, entre otras.

Para la presentación de ambas maquetas, los alumnos realizan una dinámica de creación de escenas teatrales para explicar los conceptos al alumnado de primaria. La presentación teatralizada de las maquetas se realizó el 17 de Junio, con el apoyo de TBVT, en la Escuela Marià Fortuny.

Antes de comenzar, todos los asistentes fueron invitados a desayunar y, después de la exposición, tanto los niños como sus profesores recibieron una efusiva felicitación de parte de los representantes del Departament d’Educació de la Generalitat, que habían acudido para presenciar el acto. La experiencia ha sido valorada de forma muy positiva por todos.

¿Cómo afecta el cambio climático?

El cambio climático afecta a todas las regiones del mundo. Los casquetes polares se están fundiendo y el nivel del mar está subiendo. En algunas regiones, los fenómenos meteorológicos extremos y las inundaciones son cada vez más frecuentes, y en otras se registran olas de calor y sequías.

El clima del planeta Tierra siempre ha estado cambiando pero desde hace un siglo la tendencia hacia el calentamiento global es mucho más alarmante. A la comunidad científica le preocupa que la fluctuación natural, o la variabilidad, esté siendo superada por un calentamiento rápido provocado por el ser humano, el cual tiene serias implicaciones para la estabilidad del clima del planeta.

Según este artículo publicado por la BBC,  un equipo internacional de investigadores del clima han explicado en un artículo de la revista Asuntos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, de sus siglas en inglés), de Estados Unidos, que el calentamiento esperado en las próximas décadas podría convertir en nuestras enemigas a algunas de las fuerzas de la naturaleza que nos protegen en la actualidad.

Cada año, los bosques, los océanos y la parte superficial de la corteza terrestre absorben alrededor de 4.500 millones de toneladas de carbono que, de otro modo, terminarían en nuestra atmósfera y aumentarían las temperaturas. Pero a medida que se experimenta el calentamiento global, estos sumideros de carbono podrían convertirse en fuentes de carbono y empeorar de manera significativa las consecuencias del cambio climático.

El informe especial del IPCC publicado en octubre de 2018, a cargo del principal organismo internacional para la evaluación del cambio climático, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En este informe, el IPCC advierte de que, si queremos evitar las consecuencias catastróficas del calentamiento global no debemos alcanzar el aumento de la temperatura de 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales, o al menos no superarlo. El informe presenta las considerables diferencias existentes entre las situaciones hipotéticas de que se produzcan aumentos de 1,5 °C o de 2 °C.

El informe de IPCC afirma que si trabajamos para limitar el aumento de las temperaturas medias globales a 1,5 °C, podríamos, por ejemplo:

  • Reducir en varios cientos de millones el número de personas expuestas a riesgos relacionados con el clima y susceptibles de sufrir pobreza en 2050.
  • Proteger a 10 millones de personas frente a los riesgos relacionados con el nivel del mar, y reducir la proporción de la población mundial expuesta a un aumento del estrés hídrico a un 50%, o una de cada 25 personas del planeta.
  • Pero lo que quizá sea más importante es que el informe del IPCC da al mundo un plazo claro para evitar la catástrofe: de aquí a 2030 debemos reducir las emisiones de gases con efecto invernadero a la mitad de su nivel en 2010 para no alcanzar el aumento de 1,5 °C. Por tanto, nuestros gobiernos deben tomar medidas de forma inmediata para dar un cambio de rumbo.

El cambio climático nos afecta a todos y cada uno de nosotros. No se trata de un fenómeno únicamente ambiental, sino que además tiene graves repercusiones sociales y económicas. El impacto y las consecuencias que se manejan y que ya se están comenzando a ver son muy graves.

El cambio climático y el hambre, ¿están relacionados?

El cambio climático es uno de los temas más debatidos de los últimos años, especialmente porque se ha asimilado y aceptado socialmente como un “problema real”. Las consecuencias del cambio climático quedan puestas en evidencia por datos como el aumento de la temperatura global en 2016 de 1,1 grados, la subida del nivel del mar o el progresivo deshielo de las masas glaciares como el Ártico.  

A menudo se tiende a pensar que el cambio climático tiene un efecto únicamente medioambiental. Sin embargo, hoy en día podemos observar cómo este problema ha generado claros impactos sociales y económicos. Según datos del Programa Mundial de Alimentos, ya son más de 1.000 millones las personas aquejadas por el hambre en el mundo, y el cambio climático amenaza con disparar el número de personas en riesgo de padecer hambre y desnutrición. Según las previsiones, los fenómenos meteorológicos extremos y las sequías serán cada vez más frecuentes y de mayor magnitud. El destrozó de tierras aptas para la agricultura por la elevación del nivel del mar, cambios en los regímenes de las precipitaciones que menguará las cosechas o la escasez cada vez mayor de recursos son solo algunas de las consecuencias del cambio climático que afectarán directamente a la nutrición y hambre mundial.

El cambio climático es un problema mundial que está directamente relacionado con el hambre. A vista de los efectos, millones de personas se enfrentarán al riesgo de padecer hambre y desnutrición. La mayoría de las personas afectadas serán habitantes de los países más pobres donde el hambre, la desnutrición y la inseguridad alimentaria ya constituyen un problema generalizado. Según datos del Programa Mundial de Alimentos, para el año 2020, el rendimiento de los cultivos de secano de algunos países podría descender hasta el 50%. A pesar de que los efectos afectarán a todo el mundo, las consecuencias en regiones como el África subsahariana tendrá un impacto especialmente fuerte, ya que no tienen los recursos y capacidades para adaptarse y resolver las dificultades.

El cambio climático es una realidad y sus efectos serán inevitables, sin embargo, aún podemos minimizar sus consecuencias. Son muchas las iniciativas que trabajan para impulsar soluciones que consigan frenar el cambio climático, apostando por un sistema energético y 100% renovable basado en el ahorro y la eficiencia, así como para tratar de reducir en la mayor medida las emisiones mundiales. Cada vez hay una mayor conciencia social sobre la importancia de alcanzar un modelo basado en energías limpias y que sea respetuoso con el medio ambiente.