Energías renovables, sostenibles, ¿y asequibles?

¿Cuáles son las energías renovables que están disponibles para el hogar? Hasta el momento, las dos energías desarrolladas para uso doméstico son la energía solar y la eólica. Dos energías que no accesibles para todos los bolsillos.

Del sol podemos extraer energía eléctrica y térmica. En hogares la más usada es la fotovoltaica que permite el auto consumo eléctrico, y para ello se necesitan instalar placas solares (para su recepción), batería (para su almacenaje), inversor solar (adaptador) y contador digital (por si no se llega al auto consumo ver la cantidad de electricidad que se consume).

La energía eólica la obtenemos gracias a la energía cinética de las masas del aire (molinos de viento o los sistemas de aerotermia). A nivel doméstico, el sistema más utilizado es la aerotermia (bomba de calor) que permite extraer casi un 80% de la energía contenida en el aire. No permite acabar con la factura de la luz, pero utilizan un 70% menos de la que usan otros sistemas de climatización.

Sin embargo, aunque pueda parecer increíble, en la actualidad mucha gente no tiene acceso a la electricidad. Y esto, unido a la necesidad de acabar con la contaminación y el cambio climático, llevó a los países firmantes de la Agenda de 2030 a añadir, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la búsqueda de una fuente de energía asequible y no contaminante, segura y moderna para todas las personas.

Algunas cifras significativas:

  • El 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad.
  • La energía es el factor que contribuye principalmente al cambio climático y representa alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.
  • El gas natural aporta el 20% de la energía primaria y genera el 15% de las emisiones totales de CO2.
  • 25 millones de viviendas en España no cuentan con una calidad media energética buena.
  • La alerta climática planteada por la comunidad científica ha hecho que, en el horizonte 2020- 2050, las emisiones de CO2 se constituyan como el principal vector de transformación del sector de la energía. La descarbonización sistemática y profunda del sistema energético es la prioridad a lograr en el siglo XXI.
  • En los últimos diez años, el uso de fuentes de energía renovable a nivel doméstico se ha incrementado en un 30%. Aquí ha jugado un papel importante no sólo la comercialización por parte de las compañías eléctricas, sino las normativas europeas que obligan a ello, en un intento de luchar contra la contaminación y el cambio climático.
  • Se espera que este tipo de energía llegará a ser, en el año 2040, la forma más barata de obtener electricidad. Sin embargo, este hecho es bastante incongruente con el gran coste de la instalación de alguno de los sistemas de energía renovable para vivienda.
  • Al respecto, se han creado varias ayudas y subvenciones para instalar este tipo de sistemas, llegando a reducirse, en el caso de las placas solares, en un ochenta por ciento el coste.