Climatetrade, ‘blockchain’ para luchar contra el cambio climático

Los bonos de carbono son un componente clave de los esfuerzos nacionales e internacionales para mitigar el incremento de las concentraciones de gases del efecto invernadero (GEI). Creados con el Protocolo de Kyoto en 1997, son un instrumento para que personas, empresas, gobiernos y particulares puedan financiar iniciativas que pretenden compensar su huella de carbono. Climatetrade es una de las empresas que está encabezando este movimiento.

La plataforma de Climatetrade está basada en blockchain que permite invertir en créditos de carbono de forma descentralizada, es decir, financiar proyectos sostenibles sin intermediarios y con total transparencia. Actúa como un “marketplace B2B de proyectos verdes”, un espacio donde las empresas se ponen en contacto con la plataforma para elegir en qué iniciativas ponen dinero. ¿Cómo funciona? Las organizaciones calculan las emisiones generadas en una o varias partes de su cadena de valor para posteriormente compensarlas con diversas iniciativas repartidas por todo el mundo. Proyectos que no solo se centran en las emisiones, sino también en otros aspectos vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU como la protección de ecosistemas naturales o la biodiversidad.

El valor diferenciador de la plataforma es la utilización de tecnología blockchain y su experiencia de usuario; sencilla y atractiva, conectando peer-to-peer a los desarrolladores de proyectos de mitigación con empresas y consumidores, eliminando, por primera vez la figura del broker.

Empresas como Correos o Meliá Hotels International ya han llegado a un acuerdo con la plataforma valenciana. En el caso de la empresa hotelera, con la Climatetrade sus clientes podrán compensar la huella de carbono intercambiando los puntos Meliá por créditos de CO2.

8 consejos para respirar aire más limpio y disminuir la huella de carbono

¿Sabes cuál es el impacto que tiene dejar enchufado el cargador del móvil? ¿Y cuánto contamina un microondas? Nuestra huella de carbono es la que indica la cantidad de CO2 y otros gases de efecto invernadero que emitimos de forma individual. Es una forma sencilla de medir el impacto que una persona genera —directa o indirectamente— en el planeta en su día a día. Se trata de un recuento de la cantidad de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) calculadas en unidades de dióxido de carbono que se liberan en la atmósfera de acuerdo a sus actividades diarias en la vida cotidiana.

Desde Get Up and Goals! queremos contribuir a disminuir la huella de carbono. Es por ello que hemos recopilado una serie de consejos sobre cómo reducir nuestra huella de carbono, mediante la disminución del CO2 y otros gases de efecto invernadero que emitimos en exceso.

Ahorra energía

Es común que dejemos los cargadores enchufados, aunque no se estén usando. Si lo dejamos conectado seguimos consumiendo energía. Sucede lo mismo con el resto de productos electrónicos que mantenemos conectados: televisión, ordenadores, aparatos de música… El sencillo gesto de apagar las luces o los aparatos que no vayamos a usar en un espacio de tiempo razonable reduce el consumo y, por lo tanto, las emisiones.

 

1. Consume productos locales y de temporada

Al consumir productos locales y de temporada se evitan traslados grandes de mercancías y se disminuye la huella de carbono, se genera el comercio justo y se mantienen activas las tierras agrícolas de nuestra localidad.

2. Utiliza bolsas de tela cuando vayas al supermercado

Las bolsas de plástico tardan alrededor de 150 años en degradarse. A estas alturas, todos sabemos que uno de los mayores enemigos del planeta y los ecosistemas son los desechos plásticos. Cuando vayas al supermercado, puedes utilizar una mochila o bolsas de tela o que además de ser reutilizables, son más resistentes.

3. Las 3 R`S

Recuerda usar las 3R de la ecología, así que reduce lo que consumes, teniendo un consumo responsable, reutiliza todos los materiales que puedas todas las veces que puedas y, por último, recicla los materiales que son reciclables, llevándolos a los contenedores correspondientes o a puntos limpios.

4. Menos plástico

Reducir la demanda de plástico reduciría las emisiones, especialmente si se combina con energía renovable. En lugar de comprar botellas de plástico, utiliza termos o botellas de vidrio que puedas lavar y reutilizar miles de veces, ayudando así miles de veces al planeta. Podemos utilizar bolsas y tapas de silicona en vez de usar papel film para tapar alimentos y tuppers de plástico para guardar alimentos.

5. Usa alternativas de transporte

Seguro que en muchas ocasiones basta con que dediquemos un momento a pensar en la distancia del desplazamiento que tenemos que hacer antes de salir de casa. Puede que muchos de ellos no necesiten que movamos nuestro vehículo, y haciéndolo, solo estamos consiguiendo enviar CO2 de más a la atmósfera. En otras ocasiones, la bicicleta o el transporte público pueden convertirse en una alternativa más ecológica y económica.

6. 21 grados en el termostato

Hoy en día somos muy afortunados de poder disfrutar de calefacción en nuestras viviendas, pero eso no significa que tengamos que abusar de ella cuando, en el exterior, el termómetro está en valores negativos. En invierno, si hay que ventilar la casa, cierra la calefacción antes de abrir las ventanas. También es recomendable regular el termostato a 21 grados, una temperatura más que agradable para poner. Además, ahorrarás más, ya que, por cada grado de más, el consumo aumenta en torno al 7%.

7. Cocina con cabeza y de forma eficiente

Son muchas las ocasiones en las que podemos ajustar el gasto de electricidad o gas. Por ejemplo, si estamos preparando algo en el horno, recuerda que podemos apagarlo unos minutos antes de que la comida esté lista, se terminará de hacer y se mantendrá caliente con el calor residual. Y si tienes que calentar algo ya hecho, es mejor usar el microondas en su lugar, consume menos (energía y dinero).

8. Reducir la ingesta de carnes

National Geographic publicaba esta semana un artículo sobre este mismo tema. En él, la revista explicaba que reducir el consumo tanto de carne como de productos lácteos podría reducir en dos tercios la huella de carbono de los alimentos que consumimos. El estudio titulado The global impacts of food production y publicado en 2018 en la revista Science por científicos de la Universidad de Oxford, apuntaba a un dato muy significativo: al menos un 25% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero, corresponden al sector de la alimentación.