MIGRACIÓN

Las migraciones ayer, hoy y mañana.

El mundo tal y como lo conocemos hoy se construye a partir de los desplazamientos de las mujeres y hombres primitivos que emprendieron su viaje desde África para poblar los cinco continentes. Aunque la mayoría de estos movimientos iniciales eran resultados de cambios climáticos o la búsqueda de tierras más prosperas en fuentes de alimentos, la constante movilidad de sus miembros llevó no solo a al desarrollo de su capacidad de adaptación, sino también a su evolución fisiológica, cultural, alimenticia y social.

Desde entonces hasta nuestros días las migraciones se han mantenido como una constante a lo largo de los siglos, aunque a veces sean percibidas como recientes y novedosas. Han contribuido al desarrollo de la tecnología y la ciencia a través de la transferencia e intercambio de conocimientos de quienes han formado parte de las mismas; han dado pie a un mestizaje cultural y humano de riqueza incalculable; y han hecho posible establecer vínculos entre comunidades de orígenes distantes pero con valores humanos comunes a nivel global. A pesar de que estos fenómenos han tenido lugar ininterrumpidamente a lo largo de la historia, lo que sí ha cambiado en los últimos años es la dirección de los flujos.

Las causas por las que deciden migrar las personas de diferentes países del mundo son complejas y diversas, ya que se trata de un fenómeno multidimensional. Cada movimiento migratorio responde a variadas situaciones o necesidades, con un componente subjetivo siempre presente. En términos generales, los desplazamientos desde los países del Sur hacia los del Norte, responden al expolio de recursos histórico y actual llevado a cabo por occidente, así como a un proceso de globalización responsable de hambrunas, conflictos armados, genocidios, desastres naturales, etc. La motivación económica es quizá la más acuciante, y la que obliga a millones de personas a abandonar sus lugares de nacimiento en busca de una vida digna. A esta situación se suman factores como el cambio climático, que afecta la capacidad de las familias de diversos países del mundo para producir alimentos y sobrevivir.

 

El 1º de enero de 2016 entró en vigor la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El plan de acción está basado en 17 Objetivos De Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas que abordan los urgentes desafíos globales de los próximos años. Esta Agenda asegurará el progreso social y económico sostenible en todo el mundo, buscando erradicar la pobreza extrema, integrando y equilibrando las tres dimensiones del desarrollo sostenible —económico, social y ambiental— en una visión global e integral. Los ODS reconocen oficialmente la contribución de la migración al desarrollo sostenible, de forma específica en los objetivos 4, 5, 8, 10, 16 y 17. Según esto, el objetivo de esta Unidad Didáctica es alentar al alumnado a saber explicar la importancia que tienen las migraciones en el mundo actual y entender que son un fenómeno inherente a la historia de la humanidad.

Actualmente vivimos en una sociedad cada vez más plural y globalizada, donde la movilidad y las migraciones son más frecuentes en nuestro entorno social. La migración tiene el potencial de sacar a millones de personas de la pobreza, de darles acceso a un trabajo digno y de fomentar el desarrollo sostenible. Sin embargo, también puede tener resultados negativos que van desde el tráfico y la explotación de personas hasta la dependencia del envío de remesas y la fuga de cerebros. El fenómeno de la migración provoca, a menudo, una reacción en las sociedades del llamado primer mundo, con actitudes de racismo y xenofobia que deben ser combatidas con la educación en los valores del respeto, la tolerancia activa y la solidaridad. Por todo ello, se considera esencial para el entendimiento de estos procesos migratorios promover un sistema educativo que permita a la ciudadanía más joven conocer sus causas, identificar sus consecuencias y apreciar la riqueza inherente a los mismos.

 A continuación se ha optado por presentar cinco planteamientos generales con los que tratar de resumir el sentido social y el enfoque didáctico para abordar el tema en las escuelas. Por supuesto, dichos planteamientos aglutinan todos los enfoques de este tema, pero se invita a considerarlos como un punto de partida inicial que estudiantes, profesorado y ciudadanía puedan enriquecer e integrar con el tiempo.

Cinco respuestas posibles a la pregunta: «¿Por qué tratar la migración en la escuela?»:

  1. El mundo tal y como lo conocemos hoy se construye a partir de los desplazamientos de las mujeres y hombres tanto primitivos como del mundo moderno que provocan una constante evolución de las sociedades globales en las que vivimos.
  2. La importancia social y política de los problemas de migración y asilo ha crecido de manera constante durante las últimas dos décadas
  3. Los problemas de discriminación, xenofobia y racismo derivados de las migraciones siguen a día de hoy aflorando y frecuentemente causan conflictos dentro de las comunidades.
  4. A medida que las sociedades europeas se tornan cada vez más multiculturales, aumenta la necesidad de concienciación sobre las numerosas razones por las que las personas elijen o se ven obligadas a dejar sus países de origen. Este entendimiento puede ayudar a promover el respeto por la diversidad y reforzar la cohesión social, siendo la escuela uno de los mejores lugares donde llevar a cabo esta sensibilización
  5. Si bien la migración provoca desafíos en los países de origen como, por ejemplo, la pérdida de personal cualificado, también produce beneficios a los países anfitriones, como nuevas ideas, más riqueza, trabajadores/as, etc. también supone beneficios para el país de origen como las remesas que envían quienes emigran.

“Get Up and Goals!” ha producido diferentes herramientas en los idiomas de los 12 países de su consorcio para abordar tanto las migraciones globales como el resto de temas prioritarios del proyecto dentro de la enseñanza disciplinaria diaria: un manual de geohistoria global, una serie de unidades didácticas y un conjunto de herramientas para evaluar y autoevaluar el aprendizaje.

El manual de geohistoria global en cada uno de los capítulos de los que está compuesto reconecta en una sección especial los grandes cambios climáticos de los diferentes períodos históricos con los cambios sociales, económicos y políticos sobre los que actuaron. De esta manera, se estimula continuamente a cada estudiante para que considere la acción de los grandes factores naturales de la acción humana e integre en el estudio los análisis políticos, económicos, culturales y la relación entre la humanidad y el medio ambiente.

La unidad didáctica (UD) sobre migraciones globales se ha construido sobre la base de dos principios:

  1. Desde el punto de vista del contenido, hace que la complejidad sea legible, desglosándola en datos, causas y efectos, ejemplos empíricos, cada uno de los cuales se sistematiza en una o más fases de aprendizaje. Las UD se construyen básicamente de acuerdo con una arquitectura modular, el profesor puede decidir utilizar solo algunas de las fases en las que se subdivide, sin perder el enfoque general.
  2. Desde un punto de vista educativo, la UD propone una transición progresiva del conocimiento ingenuo del alumnado a un conocimiento experto. La transición se lleva a cabo a través del aprendizaje interactivo: en cada fase, el profesor propone contenidos científicos a través de metodologías no formales, la investigación, el liderazgo estudiantil y la experimentación de lo aprendido. Una fase final (llamada «metacognición») concluye cada ejercicio de la UD para permitir un fortalecimiento de la experiencia y una conciencia del significado del camino realizado.

Herramientas de evaluación y autoevaluación construidas a partir de un consenso entre los contenidos a difundir por el proyecto y los resultados de aprendizaje previstos al final del mismo en sus grupos objetivos. Estas herramientas permitirán valorar y verificar la evolución del alumnado participante en el proyecto respecto a su sensibilización sobre la materia específica tratada y habilidades de la ciudadanía global aprendidas. La verificación se realiza a través de una comparación de puntuaciones expresadas por el alumnado y profesorado involucrado en el proyecto antes y después de la ejecución de cada unidad didáctica o el estudio del manual.